septiembre 23, 2021

Manualidades en casa

Encontraras muchas imaginaciones para decorar tu casa

ORACION A LA VIRGEN DE GUADALUPE PARA CASOS DIFICILES, IMPOSIBLES Y DESESPERADOS

¡Oh Madre mía de Guadalupe!
Oh Señora mía Santísima, por todos muy venerada,
hija de Dios Padre, Virgen Purísima,
gloriosa, dulce, amable y bendita,


no nos dejes sin tu ayuda, oh Madre querida,
líbranos de todos los peligros, de todo mal,
auxílianos cuando tengamos necesidades,
resuelve favorablemente nuestros difíciles problemas
pues sabemos que para ti no hay imposibles.


A tu misericordioso corazón, todo amor,
todo magnanimidad, piedad y dulzura,
y ante los pies de tu Sagrada Imagen
quiero hoy confiar mis grandes y difíciles angustias,
mis problemas casi imposibles de resolver,


todo lo que me causa pena, intranquilidad y desazón.
Ante Ti deposito mis necesidades desesperadas
para las que no encuentro salida,
por ser superiores a mis fuerzas humanas
y que tú, como Madre mía, bien conoces.
Problemas para los que no veo solución,
dificultades que me parecen insuperables,


aflicciones que agobian mi corazón
y me hacen sentir abrumado-a, solo-a y abandonado-a,
disgustos, contrariedades y necesidades
que te confío Santísima Madre mía de Guadalupe
para que Tú hagas el imposible
de darlas en breve satisfactoria solución:

estoy seguro que con tu poder de mediación,
con el amor que sientes por todos nosotros, tus hijos,
con tu inmensa bondad y perfecta entrega
no dejaras que la ansiedad y el desconsuelo
que hoy me invade y grandemente me afecta,
quede sin remedio, quede sin tu auxilio.
En tus benditas y santas manos encomiendo mi vida,
mi fe, mi esperanza, y todo mi ser,
nunca me abandones, nunca me dejes,


en todos los instantes de mi vida se mi amparo,
sé la estrella que me guíe y me lleve a puerto seguro.
Madre dame tu ayuda y protección,
todo lo que tengo y lo que soy lo pongo a tus plantas,
recorre junto a mí los caminos y llénalos de paz,
de amor, justicia y prosperidad
que tus bellísimas manos nunca dejen de bendecirme
y haz que también me bendigan y favorezcan
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo
Amén.


MEMORARE
Acuérdate, oh misericordiosísima Virgen de Guadalupe,
que ninguno de los que han acudido a tu protección,
implorando tu asistencia y reclamando tu socorro
ha sido abandonado por ti.
Animado con esta confianza a ti acudo.
Oh Virgen María, Madre del verdadero Dios,
yo, aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer ante tu presencia soberana.
No deseches Oh Madre Santísima, mis humildes súplicas,
antes bien inclina a ellas tus oídos
y dígnate atenderlas favorablemente. Amén.


Ahora reza con mucho fervor y dedicación,
a la muy milagrosa Virgen de Guadalupe,
cuatro Avemarías en memoria de las cuatro apariciones
y después reza a la Santísima Trinidad tres Glorias.
Las oraciones y los rezos se hacen tres días seguidos.
La milagrosísima Virgen de Guadalupe siempre escucha a
los que la invocan confiadamente en sus necesidades. Es
nuestra dulce esperanza ante los problemas y amarguras
que se nos presentan a diario en la vida y nos otorga a
cada instante su compasión.


Acude a Ella para que interceda ante Dios y te consiga
todo lo que necesitas para que se solucione lo que te hace
desesperar, lo que te produce angustia y no te deja vivir
con tranquilidad y ser feliz.

A %d blogueros les gusta esto: