septiembre 23, 2021

Manualidades en casa

Encontraras muchas imaginaciones para decorar tu casa

Consejos sobre cómo cuidar el mobiliario de exterior

Sillas, mesas, sofás… Ha llegado la hora de trascender los muros interiores y disfrutar de patios, jardines y terrazas. Los espacios al aire libre reclaman su protagonismo y, junto a ellos, todo tipo de elementos destinados a proporcionarte el máximo confort. Para conseguirlo es importante tener claro que, más allá de una elección acertada, debes estar a la altura. Saber cuidar el mobiliario exterior es clave para garantizar la durabilidad del mismo.

No hay consejos universales para cuidar el mobiliario de exterior. Todo depende del tipo de material en el que estén fabricados aunque sí hay ciertas recomendaciones generales para protegerlos

Hacerse con un conjunto para la decoración exterior supone una inversión interesante. ¿Estás dispuesto a echarla a perder por no dedicarle las atenciones que merecen? El mantenimiento será tu mejor aliado para que solo tú y no un desgaste anticipado marques el momento de renovar el mobiliario.

Aunque el tipo de material de tus muebles de exterior determinará cuáles son las atenciones necesarias, hay algunas consideraciones que pueden aplicarse con carácter general. Para empezar hay que elegir con sentido común.

Dado que serán piezas para tener a la intemperie, analizar las condiciones climatológicas del lugar en el que vives te dará pistas sobre cuál es la mejor opción.

A partir de ahí y con independencia del material elegido, serán esas mismas condiciones atmosféricas las que se convertirán en la mayor amenaza para tus sillas, mesas, sillones y similares.

Para minimizar la posibilidad de sufrir daños lo mejor es proteger tus muebles de exterior. Ubicarlos en una zona cubierta o colocar una funda cuando la ocasión lo requiera son solo algunas ideas.

No todos los muebles aguantan igual al aire libre. Por eso, unos y otros requieren distintas atenciones. Si te preocupa cómo cuidar el mobiliario de exterior de madera lo primero que debes saber es que las maderas tropicales son las más resistentes. Teca, burinba, iroco…, son solo algunas de las variedades que mejor resisten el agua o el sol, además de no necesitar demasiadas atenciones.

Para el mantenimiento diario basta con limpiarlos con ayuda de un cepillo y agua con jabón. Eso sí, no olvides aplicar un protector, barniz o aceite para protegerlos y hacer que la madera recupere su esplendor inicial.

Mimbre, bambú o ratán son solo algunos ejemplos de un tipo de  muebles que ganan adeptos. Sin embargo, los realizados en fibras naturales son más sensibles a las condiciones climatológicas

Una alternativa igualmente cálida a los muebles de madera para patios y jardines son los fabricados en fibras naturales aunque son más propensos a sufrir los efectos de la intemperie. Por eso, si se mojan, sécalos lo antes posible para evitar que las fibras se dañen y, a la hora de limpiarlos, extrema las precauciones.

Con ayuda de un cepillo o brocha puedes eliminar el polvo en el trenzado de las fibras mientras que bastará un poco de jabón neutro, agua y unas gotas de amoníaco para mantenerlos impolutos.

Si te has decantado por muebles de exterior de hierro, aluminio o forja estás de enhorabuena. Resultan altamente estéticos, además de ser muy resistentes a las inclemencias meteorológicas.

Sin embargo, para mantenerlos siempre como el primer día evitando que se oxiden, deberás someterlos a una capa de barniz o pintura con una frecuencia que no exceda los 2 ó 3 años.

Aunque son los más agradecidos, tampoco está de más recordar cómo cuidar el mobiliario de exterior de plástico. Estos muebles son muy resistentes aunque no ajenos al desgaste propio del uso y el paso del tiempo. Temporada tras temporada pueden perder su brillo e, incluso, la intensidad de su color.

Para evitar las consecuencias de una exposición prolongada al sol no está de más que, una vez terminada la temporada, los pongas a cubierto. Mientras estén en servicio solo tendrás que lavarlos con agua, jabón y secarlos para evitar manchas.

Los textiles son complementos indispensables en buena parte del mobiliario para patios, terrazas y jardines. Muchos de ellos son desenfundables por lo que no tendrás problema para lavarlos en la lavadora.

En todo caso, asegúrate de seguir las recomendaciones del fabricante y ¡ojo! si vas a usar un quitamanchas. Elige el más apropiado para cada tipo de tejido y siempre que se derrame algo en la superficie, procura limpiarlo en el acto. Lo ideal es que -al margen de lavarlos cuando sea necesario- aspires o sacudas regularmente tus textiles de exterior.

¿Qué otros trucos aplicas para cuidar el mobiliario de exterior en tu hogar?

A %d blogueros les gusta esto: